Desempeño de los equipos de mejoramiento continuo de la calidad en Guatemala

A través de este estudio se investigó el desempeño de los equipos de mejoramiento continuo de la calidad (EMCC) de 38 servicios de salud (mayormente centros de salud con atención permanente y atención de partos) en seis de nueve áreas de salud de influencia de la cooperación del Proyecto de USAID de Mejoramiento de la Atención en Salud (HCI). Estos servicios están localizados en municipios priorizados por pobreza y vulnerabilidad alimentaria y nutricional y donde el gobierno del país ha implementado programas de reducción de pobreza. Utilizando métodos cuantitativos y cualitativos, se obtuvo información sobre la organización, composición y funcionamiento de los equipos de estos servicios, así como sobre la tutoría recibida y sobre el aprendizaje colaborativo, incluyendo los mecanismos de comunicación empleados dentro del equipo y con otros equipos. Los datos sobre el desempeño fueron analizados en relación a los resultados del monitoreo de la calidad en los procesos de atención que los equipos han realizado desde enero de 2009 hasta mediados de 2010.  

Los equipos de mejora de las unidades de salud manejan las actividades básicas de la metodología de mejoramiento de la calidad. Las actividades de comunicación y discusión de los resultados con los proveedores del servicio son buenas dentro del equipo de mejora, pero limitadas con el resto del personal.   Se debe fortalecer los mecanismos de participación y comunicación interna en el servicio ya que se encontraron asociados a la velocidad en alcanzar 80% en los indicadores de calidad de la atención, la frecuencia en el cumplimiento de 80% y el mantenimiento de las mejoras. También es necesario fortalecer la comunicación entre unidades de salud. Mecanismos poco utilizados actualmente en la comunicación con otros servicios de salud como las visitas cruzadas, las llamadas por teléfono y el uso del internet, pueden promoverse. La tutoría de nivel del área a los EMCC de las unidades de salud ha sido débil por falta de recursos del área para movilizarse. Se recomienda continuar abogando por la asignación de recursos al sector salud y específicamente para las funciones de tutoría, supervisión y monitoreo.

Se analizaron los indicadores presentados por los equipos de la muestra de este estudio durante 17 meses, observando un incremento general entre 60 y 80 punto porcentuales, dependiendo de los indicadores medidos, debido a las mejoras experimentadas por los equipos de la fase de expansión (30 equipos fuera de San Marcos). Estos equipos iniciaron el estudio con valores de un 30% en los indicadores y fueron incrementándolos hasta alcanzar valores por encima del 80%. Los ocho equipos de San Marcos tuvieron un mejoramiento menor que los demás ya que se encontraban, desde el inicio del estudio, con niveles más altos en los indicadores reportados. Los equipos de la fase de expansión tardaron en promedio cuatro a seis meses en alcanzar valores de 80% en sus indicadores. El único indicador que se encontraba más bajo en un inicio y tardó algo más de cuatro meses en alcanzar estos valores en todas las unidades de salud fue el de acciones preventivas en lactantes y niños menores de dos años, ya que no formó parte de la fase demostrativa ni es un indicador de la atención materno neonatal propiamente. 

Se encontró que aquellos equipos que no compartieron la información dentro de su unidad de salud se demoraron en promedio 1.8 meses más en alcanzar 80% en los indicadores que los equipos que compartieron la información.   También se observó que aquellos equipos en los que al menos cuatro personas realizaban diversas actividades de calidad mantuvieron los indicadores de calidad de la atención en 80% durante 2.2 meses más y tuvieron niveles de 80% o más con mayor frecuencia que los equipos en que estas funciones sólo las realizaba el/la coordinador/a del equipo. 

Se recomienda revisar el uso de otros formatos de documentación para encontrar un balance entre el sistema estandarizado de evaluación de HCI y otras formas de hacer la documentación como el uso de libros de acta en existencia en todas las unidades de salud. Es recomendable elaborar un documento con las mejores prácticas de la fase demostrativa y de expansión, general y por áreas, en diferentes formatos para darlo a conocer ampliamente y en más de una ocasión.
Countries: 
Report Author(s): 
Elena Hurtado | Maria Insua | Lynne Miller Franco
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon
e-mail icon