Evaluación de competencias del personal médico y de enfermería que brinda atención del embarazo, parto, puerperio, recién nacido y sus complicaciones en cinco SILAIS de Nicaragua | Comparativo 2005 y 2010

En el año 2005 el Ministerio de Salud (MINSA) realizó la primera investigación de competencias del personal de salud que brinda atención durante la embarazada, parto, puerperio, recién nacido y sus complicaciones. La investigación se hizo en dos momentos, evaluación del conocimiento y habilidades en donde participaron un total de 1,358 recursos humanos de 17 SILAIS del país. En habilidades se evaluaron 580 recursos, 43% del personal evaluado en conocimiento. Los resultados de esta investigación fueron la base para que el MINSA, en conjunto con las agencias y proyectos de cooperación externa, elaboraron normas, protocolos, y guías de práctica clínica, lo que permitió estandarizar el conocimiento a nivel nacional. Así mismo se trabajó junto a las normas y protocolos, herramientas para la vigilancia y monitoreo continuo de la calidad.

Cinco años después el MINSA tenía interés en conocer ¿cuál había sido el impacto de las intervenciones para mejorar las competencias del personal de salud?  Se realizó un estudio cuasi-experimental antes-después de los años 2005 y 2010 (pretest-postest) sin controles. El universo estuvo constituido por cinco de los 17 SILAIS del país.  Los criterios que se utilizaran para seleccionar al personal que participó en la evaluación del 2010 fueron: que el personal estuviese laborando en el área de atención a la madre durante el embarazo, parto, puerperio, recién y además que atendiera las complicaciones que se derivan en cualquiera de estos eventos tanto de la madre como del recién nacido. A nivel de hospitales la muestra fue de 30 recursos médicos y de enfermería, que laboraran en las salas de emergencias, obstetricia y neonatología. A nivel de los municipios la muestra fue de 10 recursos médicos y de enfermería. Participaron un total de 260 recursos de salud (156 médicos y 104 enfermeras) de siete hospitales y 12 municipios.

La investigación en 2010 se desarrolló en dos fases. La primera fue una fase de evaluación de conocimientos, la cual consistió en que el personal de salud llenaba un test. Además se incluyó un caso clínico pre-elaborado, a fin de que la información fuese graficada en el partograma e interpretada para la toma de acciones diagnósticas, de tratamiento y/o referencia a un mayor nivel de atención. La segunda fase consistió en la evaluación de habilidades. Se diseñaron seis escenarios donde el evaluador(a) guiaba el caso clínico y el evaluando realizaba el procedimiento a través de modelos anatómicos tanto para obstetricia como para el recién nacido.

En la evaluación de conocimientos de 2010, el personal de salud alcanzó un nivel de 72% incluyendo todos los temas abordados; hubo un incremento del 14 puntos porcentuales con respecto a los resultados del año 2005 (58% a 72%), estadísticamente estos resultados son significativos (p<0.001). Los temas que alcanzaron los mayores porcentajes fueron: sangrado durante la segunda mitad del embarazo, sepsis puerperal, hemorragia post parto, manejo activo del tercer período del parto (MATEP), vigilancia del trabajo de parto, vigilancia del puerperio inmediata y lactancia materna. Los temas que sufrieron reducción en el porcentaje con respecto a los resultados del 2005 fueron la interpretación del partograma de 59% a 51% y la anticoncepción post evento obstétrico de 75% a 74%.

En la evaluación de habilidades de 2010, el personal de salud alcanzó un nivel de 67%, incluyendo todos los escenarios que fueron evaluados, con un incremento de 8 puntos porcentuales con respecto a los resultados del año 2005 (59% a 67%). Los escenarios cuyo resultados los promedios se encuentran por encima del promedio global fueron MATEP, extracción manual de la placenta y atención inmediata del recién nacido. En cambio la compresión uterina bimanual tuvo una reducción de 3 puntos porcentuales con respecto al año 2005 (57% a 54%).

A los mejores promedios de conocimientos y habilidades alcanzados se les aplicó el Chi cuadrado de Pearson. Los resultados reflejan que son estadísticamente significativos, con excepción de la lactancia materna cuyo cumplimiento ya era alto en la investigación anterior y en la última investigación pasó de 97% a 98%.
Countries: 
Report Author(s): 
Wong YC | Urbina Tellez LM | Bowser D
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon
e-mail icon